E-commerce y movilidad urbana asociada a la distribución y consumo de alimentos

La distribución urbana de mercancías, y en particular la de alimentos, tiene que adecuarse a los cambios sociales que demandan nuevos y mejores servicios a un coste económico razonable y en ciudades que deben ser cada vez más sostenibles (amables, pacíficas, silenciosas, saludables, ambientalmente correctas…).

Siempre que se plantea mejorar la movilidad en grandes ciudades aparece el debate sobre cómo ordenar la distribución de la última milla, mejorando la movilidad, la eficiencia, el medio ambiente y la sostenibilidad.

En los próximos años, debido al crecimiento del e-commerce (en los dos últimos años, 2016 y 2017, el crecimiento del volumen de negocio de e-commerce en supermercados, tiendas de alimentación e hipermercados ha sido de un 16%), los desplazamientos en las grandes ciudades van a incrementarse a un ritmo que hace necesario tomar medidas urgentes.

El auge del e-commerce supone un aumento del número de desplazamientos de vehículos de reparto por las tramas urbanas que, además de dar el servicio demandado por el ciudadano, congestionan y complican la movilidad rodada. En Barcelona la cuota de desplazamientos en un día laborable de vehículos de mercancías respecto al vehículo privado supera el 21%, lo que supone que, sobre un total de más de 2 millones desplazamientos/día, más de 435 mil son realizados por vehículos dedicados al transporte de mercancías de los que el 96% son diésel. Además, en España la entrega fallida en el primer intento se puede estimar entre un 20% y un 25%, de las que un 90% suele ser por ausencia del destinatario del domicilio, lo que ocasiona un gran número de nuevos desplazamientos para el mismo número de pedidos.

En este sentido las políticas municipales están cada vez más orientadas a penalizar el uso del vehículo privado limitando total o parcialmente el acceso a los centros urbanos, los cascos antiguos y a las zonas de interés cultural, o comercial para reducir las emisiones de gases. La existencia de supermercados de proximidad consigue abastecer de productos alimentarios a casi un 80% de los ciudadanos sin necesidad de utilizar el vehículo privado.

Sin embargo, a la movilidad que supone el abastecimiento de productos a estos establecimientos hay que añadir el incremento de vehículos para prestar servicio de e-commerce en el sector de la alimentación.

Tanto la administración como las empresas privadas han de tomar iniciativas conjuntas que faciliten la expansión y desarrollo de aquellos proyectos empresariales que apuesten por una logística eficiente y sostenible, ya que el modelo de distribución actual (con furgonetas de todo tipo y tamaño) que realiza entregas en unas ciudades colapsadas y congestionadas, no es ambientalmente correcto ni saludable.

Hay pues que pensar, desarrollar e implementar nuevos sistemas de distribución que puedan ser compatibles con los escenarios que se dibujan para los próximos años, ya sea creando puntos de distribución de barrio ubicados en los mismos supermercados y/o en otros puntos como aparcamientos, locales comerciales, trasteros, etc.

Así pues, es necesario que las administraciones, en su responsabilidad de velar por la calidad de vida de los ciudadanos, tome medidas al mismo tiempo que facilita la actividad de las empresas que son el motor de la vida económica de las ciudades y de sus ciudadanos. En este sentido, la iniciativa privada y pública deben ir de la mano para conseguir mejorar la movilidad urbana e incrementar los índices de eficiencia en la distribución de mercancías de proximidad, pero por encima de todo, para conseguir mejorar notablemente la calidad del aire que respiran los ciudadanos.

« Volver
COMPARTIR | Linked-in Google Plus Twitter Pinterest Facebook
Noticias destacadas

Indicadores de competitividad y sostenibilidad del sistema logístico catalán

El Institut Cerdà, ha presentado los indicadores de competitividad y sostenibilidad del sistema logístico catalán del Observatorio de la logística. El acto ha tenido lugar el 18 de julio a la Sala de Actos del Departamento de Territorio y Sostenibilidad y ha contado con la participación de Pere Padrosa, Director general de transportes de la Generalitat de Cataluña; Enric Ticó, Director general de Cimalsa; Jordi Hereu, presidente del Grupo Logística Sostenible y Fina Jarque, directora financiera de Cimalsa.

leer más

E-commerce y movilidad urbana asociada a la distribución y consumo de alimentos

La distribución urbana de mercancías, y en particular la de alimentos, tiene que adecuarse a los cambios sociales que demandan nuevos y mejores servicios a un coste económico razonable y en ciudades que deben ser cada vez más sostenibles (amables, pacíficas, silenciosas, saludables, ambientalmente correctas…).
Siempre que se plantea mejorar la movilidad en grandes ciudades aparece el debate sobre cómo ordenar la distribución de la última milla, mejorando la movilidad, la eficiencia, el medio ambiente y la sostenibilidad.

leer más